Qué hacer en Budapest, Hungría. Los mejores lugares por visitar!

Una de las ciudades más elegantes y neoclásicas de Europa. Esta es la lista de lugares que no debes dejar de conocer en Budapest!

“Estoy enamorada de esta ciudad” Ese fue el comentario que hice  apenas llegamos a Budapest y la vi por encimita desde la ventana del taxi .

Llegamos muy temprano a la ciudad, así que dejamos todo en el hotel y salimos de una a turistear.

Lo primero que hicimos fue conocer El Puente de las Cadenas. Este puente es ícono importante de Hungría y de Budapest. Es un puente colgante bellísimo, sostenido por cadenas. Tiene esculturas de leones en los extremos y arcos en medio. El puente atraviesa el Danubio uniendo Buda con Pest. Juntas, son la capital de Hungría.

Desde allí tomamos el bus que te sube hasta el Castillo Buda. El cual es Patrimonio de la Humanidad.  Se encuentra en la cima, y puedes subir en bus o puedes hacerlo caminando si quieres, pero para eso te recomiendo ir en tennis y no en sandalias como andaba yo.

En el pasado el Palacio de Buda era el Palacio Real. Allí vivían los reyes Húngaros. Hoy en día tiene en su conjunto: la Galería Nacional de Hungría, La Biblioteca y el Museo de Historia de Budapest. Es la verdad gigante y hermoso, con un estilo muy medieval.

Después de almorzar fuimos  a visitar La Iglesia de Matías. Resulta ser que así la llaman comúnmente pero su nombre real es “La Iglesia de Nuestra Señora”.

Es una iglesia muy conocida y concurrida entre la comunidad católica de Budapest. Tiene un estilo muy lindo, muy gótico, con esas torres de puntas tan trabajadas que las caracterizan y diferencian de lo convencional. Dicen que en su interior es también hermosa pero tristemente no pudimos entrar ya que estaban trabajando en unas reparaciones y se encontraba cerrada.

El siguiente lugar de visita fue el Bastión de los Pescadores. La verdad es que apenas lo vi pensé que era un castillo o algo así, eso es lo que parece. Luego con la explicación, pues nos dijeron que es simplemente un mirador en la cima de la colina (vaya mirador tan elaborado jeje). Tiene siete torres, que representan las siete tribus que fundaron en el pasado al país

La vista es Wow! Ver el lado de la ciudad Pest desde arriba es una belleza. El día estaba lindísimo. Teníamos un cielo azul totalmente despejado y un sol resplandeciente que iluminaba el Danubio. Parecía un espejo color plata a los pies del Parlamento y del resto de la ciudad que se encuentra bordeando la orilla. Debo decir que es una ciudad con mucha clase, representa elegancia y distinción. Así que es obligatorio subir y tomarse fotos allí, ya saben!

Al llegar la noche, teníamos un tour nocturno agendado. Era una cena en bote navegando el Danubio. La música instrumental Húngara, la comida típica y la vista de la ciudad iluminada,  hizo que el rato fuese muy especial.

De noche alumbran varias de las edificaciones importantes de la ciudad, como: El Puente de las Cadenas, El Parlamento, El Bastión de los Pescadores, El Castillo Buda, entre otras.  Se ve todo muy bonito. Les recomiendo en verdad este paseo.

Debo contarles una anécdota familiar que me hace reír cuando la recuerdo. Estando en el bote, hubo un momento donde dejó de sonar la música típica de Hungría y colocaron música instrumental de otras canciones conocidas universalmente. Una de esas era una canción que mi papá conoce completamente. Mi padre es algo extrovertido jaja, así que decidió esconderse tras una mesa que había en una esquina y comenzar a cantar la canción con todas sus fuerzas jaja. Las personas de las demás mesas volteaban mirando a todos lados a ver quién era el que cantaba, de dónde salía esa voz, pero como estaba escondido pues no lo veían. Nosotras desde nuestra mesa no podíamos parar de reír jaja.

Al día siguiente, fuimos a conocer la Gran Sinagoga de Budapest. Es muy conocida porque es la Sinagoga más grande de Europa y la segunda más grande del mundo.

Tiene en su diseño una mezcla bastante exótica a mi parecer, muchos rasgos decorativos musulmanes. Esta Sinagoga sufrió grandes daños durante la segunda guerra mundial, dado a los bombardeos y la ocupación Nazi en la ciudad.  Justamente sus alrededores fueron convertidos en el Ghetto Judío. En 1990 el Estado, decidió reparar la Sinagoga y estuvo lista pocos años después.

En su conjunto, la Sinagoga tiene un Cementerio Judío (con un árbol hermoso lleno de hojas en medio, al cual llaman el árbol de la vida); El memorial al Holocausto y El Museo Judío.

Después de almorzar, fuimos a ver el Parlamento de Budapest, ícono súper importante y representativo de la capital y del país. Si revisan las postales de Hungría, portadas de revistas, figuritas de recuerdo, etc, el Parlamento jamás faltará en alguna de ellas.

El parlamento es el edificio más grande de Hungría y uno de los parlamentos más grandes del mundo, y con toda razón, porque fue construido precisamente con esa intención, demostrar la grandeza y el poder económico que tenía en aquel momento el país.

Tiene un diseño también gótico, al estilo de las iglesias y el Palacio que ya habíamos visitado en la ciudad. Es sinceramente imponente a la vista. Creo que esa sería la mejor palabra para describir la edificación.

Ya cayendo la tarde, nos llevaron a un restaurante  bastante especial para esperar la hora de la cena. El restaurante estaba ubicado en una loma, por lo cual la vista de la ciudad desde allí era muy bonita.

La cena estuvo riquísima! Yo suelo tener muy buen diente, disfruto probando todo tipo de platillos y sabores diferentes.

Esa noche cenamos unos platos típicos del país. Sería imposible olvidar la sopa que tuve de entrada: “Halaszlé”. Es una sopa color rojo intenso, con mucho pimentón, pescado y verduras (soy amante de las cremas y sopas, así que seguramente  mencionaré siempre alguna jeje). Luego al terminar, disfrutamos de unos cuantos shows y bailes folklóricos que presentaron en el lugar.

Amaneció y debíamos aprovechar el día al máximo, ya que era nuestro último día en la ciudad.

Comenzamos visitando La Plaza de los Héroes. Esta plaza tiene un valor patriótico para el pueblo Húngaro. En medio se encuentra el Memorial del Milenio, conformado por estatuas de los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría. Este monumento fue reconstruido hace unos años, ya que por la guerra se vio bastante afectado.

A un lado de la plaza se encuentra el Museo de Bellas Artes, y al otro lado, el Museo de Exposiciones de Arte.

Al salir de allí, fuimos a conocer la Iglesia de San Esteban.

Por fuera es muy bonita, nada extravagante como otras, pero en su interior, wow! Una belleza completamente. Está decorada con mármol rojo y detalles en dorado, lo que la hace lucir muy diferente a tantas otras.

Es bastante conocida porque dentro de la iglesia se encuentra la mano derecha del Rey Esteban, o como lo llaman allí “La Santa Diestra de San Esteban”. Estando allí puedes subir a la cúpula de la iglesia para tener una vista desde la altura. Nosotros no lo hicimos.

El resto de la tarde decidimos caminar y pasear las calles de esa zona de la ciudad. Cerca de la Iglesia de San Esteban encontramos varias callecitas hermosas con restaurantes, heladerías y cafés.

Nos tomamos unos vinitos junto a una tabla de cortes fríos, disfrutando de aquel paisaje que nos regalaba esa tarde soleada y esa hermosa ciudad.

Luego entramos por curiosidad a una heladería que lucía bastante peculiar por su decoración, y resultó que sus helados artesanales los hacían en forma de rosas. El nombre precisamente era: Gelarteria Rosa. Divinos y hermosos debo decir!

Caminamos  y paseamos hasta que cayó la tarde y luego nos fuimos al hotel a empacar ya que a la mañana siguiente partiríamos de Hungría.

De las ciudades más elegantes que he podido recorrer. Gracias Budapest, me fui encantada por ti…

Y ahora mis amigos viajeros, continuaremos planeteando hacia el próximo destino!

1 thought on “Qué hacer en Budapest, Hungría. Los mejores lugares por visitar!”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *